lunes, 28 de mayo de 2007

► Confesiones a una madre ausente (Poema - 2006)

Tu ausencia en esta noche, es arroyo sin montañas,
una voz dulce de maestra, una caricia anhelada
.

Tu ausencia en esta noche, es un reloj de madera,

una sombrilla vacía, dulce canción de escuela.


Si escribiese plenitudes, en lugar de carencias;

si tu memoria bastara para escapar de esta demencia;

pero ya ves, soy un poeta más persiguiendo la tristeza,

reabriendo viejas heridas, dibujando la muerte en cada poema...


Cada golpe que recibo es un verso por escribir,

una llaga por curar, otro anhelo que cumplir.

Aún así, busco aquí el verso inútil que justifica la vida,

el oculto silencio, las renuncias conocidas.


Si la muerte trae miseria, ¿A qué indagar en sus entrañas?

¿Por qué pensar que unas palabras han de valer lo que aún nos queda?


Hoy subastan los recuerdos, sin haberme preguntado,

cuatro grises empleados con corbatas de gusano;

y un extraño en el ropero, va pujando por llevarse,

mi uniforme de primaria, algún abrazo olvidado.


Mientras me roban el mundo, la voz de tu fantasma,

oculta en los rincones, disimulando esperanza,

me susurra los espacios que no serán llenados,

las voces que se han ido, los rostros del pasado...


Tu ausencia en esta noche, es un niño arrepentido,

soledad sin caretas, hospitales vacíos.


Tu ausencia es más que nunca, madre, albañil de mis murallas,

un arrullo dormido...otra isla en el alma.


2 comments:

klio dijo...

NUNCA OLVIDES RECORDARME Y NO RECUERDES OLVIDARME; como quisieramos olvidar las ausencias y conosolar nuestros pesares con el ahora, pero son estas ausencias lo que nos hace valorar lo que nunca hemos tenido; lamentable, simplemente lamentable que solo cuando no tenemos algo o alguien lo valoramos. Confesar la vida, confesar el sentir de la ausencia, no sólo de una madre, también de nosotros mismos.

malva dijo...

Parece inevitable la sensación de soledad que nos llena de vez en cuando. Plasmas en palabras la confusión que atravesamos muchos de nosotros en ciertos momentos ante un silencio prolongado. Agradezco a la vida por producir este encuentro, es la vida la que nos seguira reuniendo y también separando cada vez. Espero leer más de tus trabajos, por ahora debo continuar el mío.